21. Mezcal…¡en Nombre de Dios!


Desde 2006 he tenido la suerte de saborear 23 mezcales de Nombre de Dios, Durango, todos de maguey Cenizo y de dos Maestros Vinateros: Gilberto Roldán y Alejandro Solís. Aunque ambos son de la misma población -localizada a 52 km al sureste de la capital del estado-, cada uno le da un sazón específico a su destilado, lo que Gilberto resume así: “nunca esperes que un mezcal sea igual a otro, eso nunca va a pasar”. Obvio, porque en cada producción se utilizan magueyes diferentes y, como son silvestres, ni siquiera son iguales entre sí; y se añadimos que el paraje donde son cortados también cambia, se incrementan los factores que inciden en su sabor y aroma.
¿Lo anterior significa que no hay control de calidad? Al contrario: es la muestra del gran conocimiento que poseen los Maestros Vinateros, y que les permite obtener mezcales de calidad sublime, siempre respetando los sabores y aromas locales que han construido durante siglos.
Regresando a los mezcales saboreados, deseo comentar que he encontrado en ellos aromas y sabores de leche pura de vaca, de mantequilla, de cítricos (cáscara de naranja) y de flores, así como de mango completamente maduro y de guanábana. La sensación que su textura genera en el paladar es como de miel, y la permanencia del sabor en la boca es muy larga y cálida. Además, es uno de los mezcales preferidos por las mujeres que asisten a la Logia de los Mezcólatras.
Aclaro que lo dicho no es una caracterización de los mezcales de Nombre de Dios, pues llegar a ella requiere conocer perfectamente la región, a sus Maestros Vinateros y contar con cientos de mezcales de muchos años y temporadas.
Termino diciendo que en las vinatas de esta población también elaboran sotol o mezcal de sotol, nombre de la planta (que no es un maguey) que por nombre científico recibe el de Dasylirion.
Para conocer más del Gusto Histórico de Nombre de Dios, hay que acudir a la saboreada de Red Fly, Orizaba 145, col. Roma, DF, el martes 27 a las 20 horas. Habrá 3 mezcales y 1 sotol.
http://impreso.milenio.com/node/8756331

Category: Milenio, Publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *