108. 2012: los MT como Patrimonio Cultural Inmaterial de México


Siempre que finaliza un año, conviene revisar lo que en él aconteció y planear lo que se pretende hacer en el siguiente. Me encontraba en este trance cuando, al abrir un clóset, encontré algunas cajas que provocaron mi curiosidad, pues no recordaba qué tenían. Decidí abrirlas y recibí una gran sorpresa: contenían botellas de mezcales tradicionales (MT) utilizadas en los años 2005 y 2006 para las primeras saboreadas de la Logia de los Mezcólatras. Por su extraordinaria calidad y los gratísimos recuerdos que me provocaron al saborearlos nuevamente, mencionaré los siguientes:
1) Mezcal de maguey Arroqueño cultivado (10 años), elaborado por José García en Yogana, Ejutla, Oaxaca, en enero de 2002. Producción: 600 litros a 49.5°. Fue el primer MT que se dio a saborear en la Logia en el ya lejano diciembre de 2005.
2) Mezcal de maguey Papalote silvestre (8 a 15 años), elaborado por Refugio Calzada en Tetitlán de la Lima, Chilapa, Guerrero, en 2006. La riqueza alcohólica de este mezcal es de 52.1° ya que, al decir de Don Refugio, así “tiene todo lo bueno de los concentrados del mezcal”.
3) Mezcal de maguey Chino silvestre (8 a 15 años), elaborado por Gregorio Pérez (q.p.d.) en el rancho “El Reparo”, tenencia de Etúcuaro, municipio de Madero, Michoacán. Su riqueza alcohólica es de 48°.
4) Mezcal de maguey Ruqueño cultivado (15 años) elaborado por Eduardo Angeles en Santa Catarina Minas, Ocotlán, Oaxaca, en 2006. Su riqueza alcohólica es de 48.5° y fue destilado en ollas de barro.
En cuanto a los planes para 2012, la Logia ha decidido llamarlo “Año de los MT como Patrimonio Cultural Inmaterial de México” (PCI), por lo que sus trabajos se orientarán para lograr que los MT sean declarados como PCI.
En lo tocante a las sesiones de la Logia, a partir de enero usaremos una ficha de cata que nos ayudará a describir los aromas y sabores de cada MT saboreado, que a la vez nos servirá como medio para contar con registros escritos de todos los mezcales que la Logia ha tenido la suerte de saborear.

http://impreso.milenio.com/node/9087569

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *