133-134. Mezcal, elecciones y garantías constitucionales


[Publicados los sábado 23 y 30 de junio de 2012]

I

Esta columna es muestra palpable de que el mezcal se ha convertido en tema de interés público; daré algunas razones.

1. El mezcal tiene que ver directamente con el origen de nuestra civilización y cultura: hace 12 mil años, cuando aún no existía el maíz, los habitantes del México Antiguo ya consumían maguey cocido (mezcal) como parte de su dieta. Antes de ser un pueblo de maíz, fuimos pueblo mezcalero.

2. En México hay producción de mezcal tradicional (MT) en al menos 21 estados, donde habitan comunidades productoras y consumidoras de MT, poseedoras legítimas de este extraordinario Patrimonio Cultural.

3. Los magueyes, las tierras, los árboles, las aguas, los microrganismos que fermentan el maguey cocido, los polinizadores de los magueyes, conforman la enorme y compleja biodiversidad que existe detrás de los MT y que las comunidades mezcaleras han contribuido a desarrollar, conocer y preservar a través de siglos.

4. Las normatividades existentes (Denominaciones de Origen, Normas Oficiales Mexicanas, disposiciones fiscales) provocan y sancionan la exclusión de comunidades que han elaborado MT desde antes de la creación del estado mexicano, además de ilegalizar su producción al prohibirlos y perseguirlos mediante legislaciones ridículas, seudocientíficas y neocoloniales, lo que constituye flagrantes violaciones a los derechos humanos, entre ellos los derechos culturales y, caso paradójico, derechos lingüísticos de comunidades nahuas que tienen prohibido, por haber sido excluidos de la región protegida por la Denominación de Origen, usar la palabra mezcal -que ellas inventaron- en los MT que producen.

5. Este modelo no es el del Estado de Derecho, en el que todos se someten al imperio e igualdad ante la Ley y donde las garantías individuales son un hecho social y no sólo letra muerta; es un modelo de privilegios para grupos reducidos que, en el caso de los MT, despojan de sus derechos, lengua y tradición a las comunidades mezcaleras con anuencia de las instituciones del Estado.

http://www.milenio.com/cdb/doc/impreso/9151183

II

6. Las Denominaciones de Origen (DO) Tequila y Mezcal, tienen por titular al Estado Mexicano según la Ley de la propiedad industrial, pero como propician la adulteración al permitir la adición de azúcares diferentes a los del agave y no tienen coherencia geográfica, socavan el concepto de DO, lo que genera caos en el régimen jurídico de propiedad industrial y desacredita internacionalmente -al chatarrizarlos-  estos destilados, además de poner en mayor entredicho el sistema legal mexicano.

7. Al propiciar la destrucción de los mezcales tradicionales (MT), se atenta contra un Patrimonio Cultural Material e Inmaterial (PCI) que no hemos sabido valorar en toda su dimensión, repitiendo neuróticamente la historia de la destrucción del mezcal más famoso –hoy desaparecido- de México: el tequila. Hecho abiertamente contradictorio con la declaratoria de la “Cocina Tradicional Mexicana como PCI” de la UNESCO.

8. Distintas instituciones académicas y de investigación han llevado y llevan a cabo importantes estudios sobre magueyes y mezcales. Entre ellas la UNAM, la Universidad de Guadalajara, el IPN, la Universidad Autónoma de Chapingo, Colegio de San Luis, Colegio de Jalisco, ITO Oaxaca, UABJO, INAH y otras más. Los trabajos abarcan áreas importantísimas como: taxonomía de agaves; ecología de poblaciones; variación genética de los agaves; antropología, arqueología y etnografía del mezcal; química analítica; análisis sensorial; análisis de fermentaciones y clasificación de microrganismos; historia económica de los mezcales y gastronomía.

9. Cada año se destinan recursos federales y estatales a los sistemas producto (www.sagarpa.gob.mx) Agave Tequilero y Agave Mezcalero, que se basan, lamentablemente, en las DO descritas y no consideran los MT como PCI.

Por lo dicho, es necesario y urgente que como ciudadanos tomemos una actitud participativa, crítica y propositiva frente a decisiones públicas y privadas que destruyen los MT. Elijamos la calidad de los MT  y no la chatarrización del mezcal.

http://www.milenio.com/cdb/doc/impreso/9151860

Category: Milenio, Publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *