156. En memoria de Tío Tavo, q.p.d.


Conocí a Tío Tavo Canseco en el ya lejano 1995. Era, junto con su hermano Guillermo, un apasionado jugador de Pelota Mixteca de hule, que practicaba todos los domingos en el Pasajuego (cancha de juego) de Zoritana, barrio de Ejutla en el que vivía. Su amor por el juego era tal que, si un domingo no jugaba, no podía dormir. De hablar pausado, su conversación la acompañaba con un cigarro, que siempre convidaba a su interlocutor con refinada cortesía y preguntando:

– ¿Te permite un cigarrito? Si no te permite, entonces no.

El fue, también, un maestro constructor de alambiques para mezcal, oficio al que dedicó muchos años de su vida. Tengo en mi memoria el recuerdo de una entrevista que concedió a una revista: él estaba sentado con su cigarro, un cuaderno en el que hacía dibujos para ilustrar su explicación y, a su espalda, una hermosa olla de cobre que le había llevado un maestro mezcalillero para que la reparara.

Tío Tavo falleció el 24 de noviembre a los 75 años, hecho del que me enteré el 2 de diciembre en el Pasajuego de Zoritana, ya que varios compañeros fuimos a jugar pelota contra un equipo de Ejutla, Oaxaca. Comentamos, antes de iniciar el juego o picar pelota, cómo lo íbamos a extrañar, y que el habernos congregado para jugar el juego que tanto amaba, era un hermoso y sincero homenaje.

Terminado el juego (que perdimos 3 partidos por 2), pasamos a la comida, que consistió en chivo horneado en horno de tierra con pencas de maguey Espadín, sangre de chivo cocida en su panza, tamal de sesos de chivo y consomé.

Estuvieron presentes en este juego-homenaje varios maestros mezcalilleros, como José Garcíade Yogana, Gregorio Hernández de La Compañía, y Faustino García de El Sauz; los dos últimos, también jugadores de Pelota Mixteca. Y, por supuesto, llevaron sus mezcales: Gregorio, uno de maguey Barril y San Martinero; Faustino, de maguey Mexicano y Espadín; ambos en puntas. Chepe Canseco, sobrino del finado y continuador del oficio de alambiquero, convidó otro exquisito mezcal.

http://www.milenio.com/cdb/doc/impreso/9166666

Category: Milenio, Publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *